General Motors deja de compartir el comportamiento de conducción con intermediarios de datos

General Motors dijo el viernes que dejó de compartir detalles sobre cómo la gente conducía sus automóviles con dos intermediarios de datos que crearon perfiles de riesgo para la industria de seguros.

La decisión se tomó tras un informe del New York Times de este mes de que GM había compartido, durante años, datos sobre el kilometraje, el frenado, la aceleración y la velocidad de los conductores con la industria de seguros. Los conductores fueron inscritos (algunos sin saberlo, dijeron) en OnStar Smart Driver, una función de los autos conectados a Internet de GM que recopilaba datos sobre cómo se conducía el auto y prometía retroalimentación e insignias digitales para una buena conducción.

Algunos conductores dijeron que las tarifas de sus seguros habían aumentado como resultado de los datos capturados, que GM compartió con dos corredores, LexisNexis Risk Solutions y Verisk. Luego, las empresas vendieron los datos a las compañías de seguros.

A partir del miércoles, «los datos de los clientes de OnStar Smart Driver ya no se comparten con LexisNexis o Verisk», dijo una portavoz de GM, Malorie Lucich, en un comunicado enviado por correo electrónico. «La confianza del cliente es una prioridad para nosotros y estamos evaluando activamente nuestros procesos y políticas de privacidad».

Romeo Chicco, un hombre de Florida cuyas tarifas de seguro casi se duplicaron después de que su Cadillac recopiló sus datos de conducción, presentó una queja este mes buscando estatus de demanda colectiva contra GM, OnStar y LexisNexis.

Un documento interno, revisado por el Times, mostró que en 2022 más de ocho millones de vehículos fueron incluidos en Smart Driver. Un empleado familiarizado con el programa dijo que los ingresos anuales de la empresa gracias a Smart Driver ascendieron a unos pocos millones de dólares.