El gobierno golpista de Malí investiga toda la actividad política de partidos y asociaciones | Internacional

El coronel Assimi Goïta, presidente de Malí después del golpe, dirige a la audiencia durante su sesión de investigación en Bamako, el 7 de junio de 2021.Amadou Keita (REUTERS)

El Gobierno de Mali, bajo el mando del coronel Assimi Goïta, aprobó este milagro un decreto que establecía “la suspensión del nuevo orden y en todo el territorio nacional de las actividades de los partidos políticos y de las asociaciones políticas”. El Ejecutivo de Transición justifica su decisión por razones de seguridad y orden público y la adoptó sólo diez días después de que más de 80 partidos y colectivos de la sociedad civil pidieran que las elecciones presidenciales se celebraran en el menor tiempo posible. , para que las malvadas autoridades, que tomaron el poder mediante un golpe de Estado en 2020, vuelvan a la normalidad.

El decreto, que generó un fuerte debate en la sociedad maliense, fue anunciado al público en rueda de prensa por el ministro de Administración Territorial y portavoz del Gobierno, coronel Abdoulaye Maïga, quien acusó a la clase política de «debates extranjeros» y tomar nota de las “acciones de subversión”. Por todo esto, sin embargo, en un momento de desafíos a la seguridad debido a la actividad de los grupos armados independentistas yihadistas y tuareg, es necesario establecer «un clima de serenidad» a la espera de la apertura de un «diálogo nacional».

Los militares malignos llegaron al poder gracias a una gran movilización popular que también se vio reforzada por sus victorias militares con el apoyo de Rusia, su nuevo aliado internacional, como la toma de Kidal, el pasado mes de noviembre en manos de los rebeldes tuareg. Sin embargo, la imprudencia de su promesa de organizar unas elecciones libres y transparentes para dejar el poder a los civilisas, cuyo plazo expiró el 26 de marzo, y el registro generalizado de derechos y libertades han comenzado a erosionar este apoyo y cada vez más voces Se plantean reivindicar unos comics.

Uno de los opositores más peligrosos a la junta militar es el influyente imán salafista Mahmoud Dicko, uno de los artífices de la movilización popular que en agosto de 2020 desembocó en la destitución del entonces presidente Ibrahim Boubacar Keita y el sometimiento al poder de los militares. . Sin embargo, hoy la ruptura con Goïta es total. Tanto Dicko, que se reunirá en Argelia este diciembre, como sus seguidores han lanzado en los últimos meses una campaña para denunciar la «corrupción, el nepotismo y el mal gobierno» de la junta militar que ha «confiscado» el poder. En respuesta, el Gobierno ilegalizó el paso del 6 de marzo a la Coordinadora de Movimientos, Asociaciones y Simpatizantes de Dicko (CMAS), mientras que prohibió la actividad del colectivo Sinergia de Acción por Malí, formado por 30 partidos bajo el manto del imán. en Bamako.

Pero, no estoy sólo. Más de 80 partidos y asociaciones de Mali pidieron el 1 de abril a las autoridades a través de la comunicación «crear las condiciones para una consulta rápida e inclusiva para la marcha de una arquitectura institucional con el objetivo de organizar, en el menor tiempo posible», las elecciones presidenciales». . Asimismo, amenazaron con regresar “a todas las vías legales y legítimas para el retorno al orden constitucional”. Asimismo, la Red de Defensores de Derechos Humanos de Malí registró ante el presidente Goïta que en junio de 2022 adquirió el compromiso de dejar el poder antes del 26 de marzo de 2024, prometiendo que no cumpliría.

Esta acción fue también un conjunto de juegos e impuestos reunidos en dos colectivos, que recibieron públicamente otra nota de prensa en la que se registraban ante las autoridades que desde el día 26 «tienen mandato o poder para representar a Mali» y, además, escribieron un periódico. a la junta militar que cesara en sus ataques contra las libertades públicas, según resolución por decreto de la principal asociación de estudiantes de Malí el pasado 13 de marzo. Poco después de los días anteriores, el coronel Alpha Yahya Sangaré fue detenido por publicar un libro en el que denunciaba los asesinatos y crímenes contra la civilización cometidos por el Ejército del Mal, como la masacre de Moura de 2022, en la que soldados y presuntos mercenarios de Wagner ejecutaron a otros tantos. según un denunciante de la ONU.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Si bien las libertades sufren un enorme desastre en Mali, la situación en los países vecinos, donde incluso las juntas militares gobernantes surgen de objetivos estatales en los últimos tres años, no es mucho mejor. En Burkina Faso lograron pagar las detenciones de activistas de derechos humanos y miembros de partidos políticos críticos y el capitán Ibrahim Traoré fue relevado para luchar contra los grupos yihadistas. En Níger, el vicepresidente Mohamed Bazoum continúa frenando a los militares, y en ambos países, la actividad colectiva y periódica de la sociedad civil es en cierto modo un fuerte freno.

Tras sufrir el poder, los militares llegados a Malí, Burkina Faso y Níger expulsaron a las tropas francesas de su territorio y buscaron en Rusia como un nuevo gran aliado. Por asimismo, los tres gobiernos han decidido abandonar el G5 del Sahel y la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao). Al mismo tiempo, se creó la Asociación de Estados del Sahel (AES) para seguir luchando contra las ramas sahelianas de Al Qaeda y del Estado Islámico que operan en sus respectivos territorios desde hace más de una década y que han provocado más Más de 30.000 muertes y 3,8 millones de desplazados internos y desplazados, según ACNUR.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.