Kroos en la intimidación es tan fino como con el balón. Tengo un plan, no como Schuster | Televisión

El Bernabéu, y los aficionados al fútbol, ​​harán menos de estos pasos a Toni Kroos en los 30 o 40 metros que se pueden quedar con sutileza en el pie del jugador mejor colocado. Antes Bernd Schuster hizo lo mismo en ese estadio, y en otros. Estos días en el canal #Vamos de Movistar+ coincidieron con documentales sobre ambos jugadores, que comparten la nacionalidad alemana, su relevancia en La Liga española, la posición sobre el terreno de juego y una visión panorámica del partido. Pero sus historias no son nada que ver. Uno se muestra frío, coherente y racional, el otro paga caro su carácter volcánico.

Bernd Schuster, De hielo y fuego, un capítulo de Informar+, Se trata de un futbolista que recibió muchas lecciones de un genio malo. Jugó en los tres grandes clubes españoles (Barça, Madrid y Atlético) se saltó todas las rivalidades, pero sólo falló en mandar mal a cada uno de sus clubes, como antes al Colonia. Plantó a su equipo (cuando era Barça) en su noche más importante (la final de la Copa de Europa) en la salida del estadio donde fue sustituido, antes de que se tiraran los penaltis (fallaron todos). El taxista que lo recogió en el hotel no tenía crédito. Antes, un año más, había abandonado la selección alemana con sólo 23 años y fue campeón de la Eurocopa, por lo que perdió la oportunidad de estar entre los que ganaron el Mundial de 1990. Luego hizo su carrera como entrenador, triunfando en el. Getafe y Madrid, pero fui muy sincero cuando dije que el Barça era muy superior a los blancos, que no podrían haber ganado en el Camp Nou, y se quedó estupefacto. Hoy Schuster recuerda con buen humor sus historias míticas, tanto fue como fue de joven, y entre ellas, sus colegas y sus amigos sienten que pagó un alto precio por ese temperamento. Nuevamente admite que fue «grosero, grosero», pero también «noble, siempre querido», y Subrayan que con los años ha cambiado y hoy es un tipo afable.

El otro documental es del 2020, se llama Kroos. Familia y fútbol, y se recuperó durante el último partido con el Real Madrid. Es una producción alemana muy íntima, que se centra en tu vida personal y no incluye imágenes de tu juego. Participan el jugador, toda su familia, sus agentes, compañeros como Zidane, Stielike o Guardiola y hasta su esforzado tatuador. Sucede que su retirada parece prematura: Kroos es una especie de tenaz, que sigue un plan, que es coherente con sus decisiones. En el informe hablé abiertamente, después de cuatro años, porque no quería prolongar mi vida profesional más de lo necesario. El deporte de alta competición “no es saludable para el cuerpo”, explica, y hace entender que también protege la mente. Lo saludable, afirma, es hacer deporte tres veces por semana y vivir tranquilo.

El Kroos retratado aquí es un buen marido, un buen padre, un buen marido y un buen amigo. Lindo con salsas. El único amor en la relación es la tensa relación con su padre, quien también es el principal responsable de sus éxitos. Roland Kroos, entrenador de fútbol, ​​formó a sus dos hijos para ser profesionales, lo que siguieron. Puso mucho esfuerzo en la técnica, mientras corrían hacia la pelota con los dos pasteles hasta que los niños de arriba estaban a derecha o izquierda. Ascendió bien, podemos decir, pero a costa del agotamiento de la vida familiar. Los hermanos Toni y Félix explican que tanta presión ha deteriorado su relación, que Roland fue primero el técnico de alto rendimiento de su padre. Cuando los chicos de la casa se levantaron, la pareja se divorció. Sorprende que todos los implicados hayan podido decirlo de forma tan abierta y tranquila: el propio Roland confesó que le había hecho la vida difícil a su familia. Están separados, excepto los dos hermanos, porque confiesan que no consiguen el cuatro desde el inicio de Toni y Jessica (recién hace muchos años) en 2015. Félix Kroos no tuvo muchos triunfos pero se retiró más joven : a los 30 años.

La historia de Schuster es más apasionante que su relato. Lo de Kroos era más aburrido porque ascendió a la perfección: se hizo profesional a los 16 años, ganó seis campeones entre Bayern y Madrid, y un mes más de títulos; y cuando termine el juego, decide coger los botones. Compartido con Schuster renunció a la selección alemana, pero Kroos lo hizo a sus 31 años, lo que formaba parte de ese plan para mitigar el duro ritmo de la competición. Ahora Toni regresa a la selección para disputar la Eurocopa de su país como último equipo de una carrera intocable. Este adjetivo no se puede aplicar a De Schuster porque fue brillante. Incluso el fútbol actual, hiperprofesional, es el de los mejores años. Las estrellas de entonces eran rebeldes, anarquistas, insolentes. No tengo un plan.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_