Las tres semanas de Zelenski por el mundo para dar consejos a los alias que no ceden ante Rusia | Internacional

Volodímir Zelenski se embarcó en una maratón de tres semanas de visitas al país extranjero en busca de un apoyo internacional sin fisuras en la defensa de Ucrania según sus planes, sin ceder ni un centímetro político ni militar a Rusia. El presidente ucraniano reconoció el 21 de mayo un Los New York Times que sus alias occidentales “vacilan” y que “todos deben abrir la puerta a Rusia”. Seis días después, el 27 de mayo, Zelenski lanzó un intenso programa de reuniones en España que marcó el ritmo en menos de 11 países.

Zelenski estuvo entre los gobernadores invitados a participar en la conmemoración del 80 aniversario del desembarco de Normandía. El mensaje fue doble, desde el recuerdo de la victoria contra el nazismo y ahora, desde el frente común contra el imperialismo ruso. Pero también en los prolegómenos del aniversario del Día D se expresa el temor de Kiev a que sus socios dejen esa porta entreabierta a Moscú: el Gobierno francés anunció en abril que invitaría a una delegación rusa a la conmemoración; La propuesta finalmente fue anulada por las críticas que recibió de Estados Unidos, Reino Unido y también Ucrania.

Zelenski se reunirá estos viernes en París con el presidente francés, Emmanuel Macron, en una cita que espera llena de simbolismo. A pesar de que la ayuda militar francesa a Ucrania es significativamente menor que la de Alemania o Gran Bretaña, Macron ha entablado un discurso más desafiante con Rusia y más cercano al líder ucraniano que el de otras grandes potencias. “Zelenski intentó crear un momento de oportunidad para su política europea colocando en Francia un alcalde que empezó a apoyar a Ucrania”, valoró estos miles en un análisis de Léonie Allard, investigadora del Consejo Atlántico.

Europa, con Macron y el canciller alemán, Olaf Scholz, al frente, muestra menos títulos con Ucrania que Estados Unidos, deslizándose hacia las primeras elecciones presidenciales. El probable candidato republicano, Donald Trump, es partidario de eliminar al grifo y ayudar a los militares en Ucrania. Y los demócratas, según ellos, informaron a los medios estatales cómo DiplomáticoPrefiero que la invasión ocurra como una historia de fondo durante las elecciones presidenciales por miedo a que aprueben un proyecto de ley electoral.

Durante toda su estancia, Zelenski estuvo en Madrid el 27 de mayo, el 28 en Lisboa y Bruselas y el 31 de mayo en Estocolmo, donde firmó tratados bilaterales de defensa de diez años de duración con los gobiernos de Noruega, Suecia e Islandia. Lo mismo hizo en Portugal y Bélgica, y primero en España. El presidente Pedro Sánchez se ha comprometido con una ayuda militar récord del lado español, de más de 1.100 millones de euros este año, más allá del apoyo del Ejecutivo a las aspiraciones de Ucrania de acceder a la OTAN, la mayor de la línea roja que las potencias occidentales evitan cruzar. por miedo a elevar el conflicto con Rusia a una guerra mundial.

Tensión con Washington

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

El presidente ucraniano pudo reunirse en las playas de Normandía con su homólogo estadounidense, Joe Biden, tras dos semanas de tensiones bilaterales. La resistencia personal de Biden a permitir que las armas traídas por su ejército a Kiev se utilicen para destruir posiciones militares en suelo ruso ha alimentado «el mayor momento de tensión y distanciamiento en las relaciones entre Estados Unidos y Ucrania», como indicó la semana pasada a el Tiempos financieros Fuentes de ambos Gobiernos. Finalmente se ha levantado el veto, pero Biden sigue negando que las Fuerzas Armadas de Ucrania estén utilizando sus misiles en las proximidades del ATACMS, que es precisamente el activo militar que Kiev necesita con mayor ventaja para ser utilizado contra objetivos enemigos.

El 28 de mayo en Bruselas, Zelenskij pronunció unas palabras que hicieron sentir mal a la Casa Blanca. Biden ha descartado su presencia en la Cumbre de la Paz que celebrará los días 15 y 16 de junio en Suiza. Se trata de una reunión de los más de 100 estados que participarán para discutir formas de ayuda a Ucrania y el plan de 10 puntos de Zelenski para una negociación de paz hipotecaria con Rusia. El presidente estadounidense no asistirá porque en esas semanas presenciará un acto de reconciliación de los fondos de su campaña en California. La ausencia de Biden, dice Zelenski, “sólo Vladímir Putin aplaudirá, y será una ovación en pie”. “Creo que la Cumbre de la Paz necesita a Biden”, añade Zelenski, “y otros países necesitan a Biden porque estarán observando las decisiones de Estados Unidos”.

El presidente estadounidense no estará en Suiza, pero se reunirá con el nuevo Zelenski en la cumbre de Estado y de Gobierno del G-7, que celebrará en Italia del 13 al 15 de junio. Uno de los puntos en discusión es la transferencia de parte de los activos de Rusia congelados en países alias Ucrania para financiar la defensa y reconstrucción de este país. Los obstáculos para él no sólo están en la finalización legal de la operación, sino también en los ingresos para levantar el choque con Rusia a otro nivel. Zelenski viajará antes del G7 a Berlín el 11 de junio, donde se espera que se reúna con Scholz y hable ante el Bundestag, la Cámara Baja alemana.

China es el principal aliado de Rusia en la escena internacional, tanto económica como diplomática. Pekín no asistirá a la Cumbre de la Paz de Suiza, siguiendo la lógica de que cualquier discusión sobre el fin de la guerra sólo es productiva si Moscú participa. Zelenski ha lanzado una carta contra China en estas semanas de peligro internacional: cargar directamente contra China. El líder de la Calavera acusó el 1 de junio de Singapur a las autoridades de Pekín de sabotear a sus pacificadores en beneficio de Rusia. Desde Singapur viajó con Zelenski a Filipinas, país que sigue librando disputas territoriales con China. El 5 de junio, en su viaje de regreso a Europa para presenciar el desembarco de Normandía, el presidente ucraniano se reunió en Doha con el emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani, uno de los pocos Estados, junto con Turquía y otros países árabes, que están mediando entre Rusia y Ucrania.

Las posibilidades de expulsar a los ucranianos de Rusia por medios militares han desaparecido. Mikola Bielieskov, destacado analista e investigador del Instituto Nacional para Estudios Estratégicos, centro dependiente de la presidencia de Ucrania, publicó la semana pasada un estudio en el que subraya que una “victoria estratégica realista para Ucrania” tendrá recursos suficientes para defender el territorio. no ocupado por Rusia en el próximo año y medio.

Tanto Zelenski, como otros representantes de su gobierno, han admitido públicamente que cuantos más meses pasan de guerra, más complejo resulta negociar ayuda militar con los alias que pueden echar un vistazo a la situación. El ejemplo más claro fue el año más largo que tardaron republicanos y demócratas en llegar finalmente a un acuerdo en abril sobre el último acuerdo de armas multimillonario para Ucrania.

En una entrevista con EL PAÍS el 31 de mayo, la investigadora de la Universidad de Berna, Oksana Mishlovska, afirmaba que “a diferencia de lo que ocurre en Ucrania, donde las voces no dominantes de un pacto exitoso o de un escenario coreano [un alto el fuego que deje una Ucrania partida en dos realidades opuestas], en la Unión Europea y muchas más opiniones están visiblemente divididas”. La agenda de Zelenskij se centra precisamente en persuadir a la comunidad internacional de que la situación anterior a Rusia no puede ceder ni alcanzar un punto máximo. El tiempo y un frente de guerra favorable al Kremlin juegan uno contra el otro.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_