Los sondeos en Portugal dan la victoria a Luís Montenegro, candidato del Centroderecha | Internacional

El ciclo socialista parece haber llegado a su fin en Portugal. Los electores, tras los sondeos a pie de urna, apostataron por el cambio que representaba el proyecto de cabecera de Luís Montenegro, candidato de la coalición Alianza Democrática (AD), en las elecciones de este país. Después de un nuevo año, la derecha podría recuperar el poder perdido en 2015, cuando el socialista António Costa se alió con otras fuerzas de izquierda para presentar una moción de censura contra el conservador Pedro Passos Coelho. Con estos datos provisionales, Montenegro obtuvo entre el 29% y el 33% de los votos por delante de una horquilla de entre el 25% y el 29% de su principal rival, el socialista Pedro Nuno Santos. La proyección de estos datos, siguiendo el cálculo de la Universidad Católica para el RTP, se traduciría en un departamento electoral que daría entre 83 y 91 para AD mientras que el Partido Socialista (PS) tendería entre 69 y 77 diputados. Las elecciones se adelantaron dos años gracias a la decisión del primer ministro Costa del 7 de noviembre, envuelta transversalmente en una investigación judicial sobre irregularidades en proyectos empresariales.

Chega consolidará su espacio como tercera fuerza parlamentaria, ya que podría crecer desde los 12 parlamentarios actuales hasta un mínimo de 40 y un máximo de 46. Su porcentaje redondo de ayuda se situaría entre el 14% y el 17%, por delante del 7% que había obtenido en 2022. Esto les confirma inmediatamente como un partido político de crecimiento vertiginoso, en línea con los mejores escenarios que les han deseado las novedades durante la campaña. El aumento, sin embargo, podría resultar frustrante para André Ventura, su líder, si no logra su objetivo de incorporarse al gobierno. Sus votos provienen de votantes decepcionados de otros partidos, desde la derecha hasta la izquierda, y también de nuevos votantes.

En la izquierda recuperó una pequeña parte del terreno que había perdido en 2022 el Bloco de Esquerda, que acudió a las urnas con la nueva candidatura de la economista Mariana Mortágua. La proyección os da entre cinco y sois diputados. Hace dos años había cinco cebos. El gran triunfo de la isla lo tiene el líder del Libro, Rui Tavares, que podría crear entre cuatro y seis parlamentarios, lo que le permitirá formar un grupo parlamentario. El Partido Comunista Portugués, que apareció por primera vez con Paulo Raimundo, sigue avanzando hacia la marginalidad y la causa de los seis acontecimientos actuales en el mundo.

Si la victoria de Montenegro parece clara para las preocupaciones, la gobernanza se presenta más complicada, teniendo en cuenta que el líder del Partido Social Demócrata (PSD) reiteró que no abrirá la puerta a Chega, el partido de la ultraderecha. Con los datos provisionales de las encuestas, la coalición de Montenegro no logró la alcaldía absoluta entre sus representantes y la Iniciativa Liberal (IL), un pacto que se ha mostrado disponible con formaciones anteriores incluso en campaña. Montenegro y el líder del IL, Rui Rocha, llevan un mes esperando para exteriorizar su deseo de sumarse a las elecciones.

En las elecciones anticipadas de 2022, los socialistas obtuvieron más de 700.000 votos sobre el PSD y tuvieron un alcalde absoluto que no esperaban. En aquella ocasión, el PSD se benefició de las nuevas fuerzas que tenía en su derecha como Chega e Iniciativa Liberal, que tras tener solo un diputado en 2019 se convirtieron en tercera y cuatro fuerzas parlamentarias.

En la Asamblea de la República se eligen 230 diputados, lo que sitúa el alcalde absoluto en 116. Sin las elecciones Chega, Montenegro no tiene un alcalde permanente que le obligue a negociar presupuestos y leyes con la oposición. Durante el debate electoral, Santos anunció que no tenía previsto presentar una moción de censura contra su rival si Montenegro obtuviera más votos, aunque eso no significa que la gobernabilidad esté garantizada. Los resultados de Domingo podrían conducir a una situación de inestabilidad política que obligue a anticipar nuevos humoristas, el escenario que más preocupa al presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, que ha advertido del riesgo de que el país entre en un ciclo de inestabilidad con frecuentes convocatorias electorales.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

En las 16 ocasiones anteriores en las que se han celebrado elecciones legislativas en Portugal desde la Legada de la Democracia, el bloque de Izquierda ha dominado más en la Asamblea de la República que el de la Derecha. En estas legislaturas hay hegemonía de la policía sobre las seis derechas. Desde 2015, cuando el socialista António Costa dejó su huella con una moción de censura al Primer Ministro conservador Pedro Passos Coelho, que había ganado las elecciones sin un alcalde absoluto, el Partido Socialdemócrata ha experimentado importantes descensos, que coinciden con el liderazgo de Rui Rio. . El declive de la formación se produjo cuando surgieron nuevas fuerzas que supieron competir con su electorado con discursos más radicales, como el ultraderechista Chega o la Iniciativa Liberal.

Con el resultado de este Domingo, la izquierda pierde más terreno en Europa, donde Portugal era visto como un bastión socialista. La inesperada crisis política de noviembre, sin embargo, la planteó Delante, el alcalde absoluto que había conquistado Costa en 2022 y cerró el ciclo que él mismo había abierto en 2015.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_