Nigeria enfrenta la peor crisis económica en una generación

Nigeria se enfrenta a su peor crisis económica en décadas, con una inflación disparada, una moneda nacional en caída libre y millones de personas luchando por comprar alimentos. Hace apenas dos años, se esperaba que Nigeria, la mayor economía de África, cayera al cuarto lugar este año.

El dolor es generalizado. Los sindicatos se declaran en huelga para protestar por los salarios de alrededor de 20 dólares al mes. La gente muere rápidamente, desesperada por conseguir bolsas de arroz gratis. Los hospitales están invadidos por mujeres que sufren espasmos debido a la deficiencia de calcio.

Se cree en gran medida que la crisis tiene sus raíces en dos cambios importantes implementados por un presidente elegido hace 15 meses: la eliminación parcial de los subsidios al combustible y la flotación de la moneda, que en conjunto han causado importantes aumentos de precios.

Una nación de empresarios, los más de 200 millones de ciudadanos de Nigeria son expertos en manejar circunstancias difíciles, sin los servicios que normalmente brindan los estados. Generan su propia electricidad y suministran su propia agua. Toman las armas y defienden a sus comunidades cuando los militares no pueden hacerlo. Negocian con los secuestradores cuando secuestran a familiares.

Pero en este momento, su ingenio ha llegado a su límite.

Una mañana reciente, en un rincón de la sala de urgencias más grande del norte de Nigeria, tres mujeres sufrían espasmos dolorosos y no podían hablar. Cada año, la sala de emergencias del Hospital Especialista Murtala Muhammed en Kano, la segunda ciudad más grande de Nigeria, recibía uno o dos casos de hipocalcemia causada por desnutrición, dijo Salisu Garba, un amable trabajador de salud que corría de cama en cama, de departamento en departamento. .

Ahora, como muchos no pueden permitirse la comida, el hospital recibe numerosos casos cada día.

El señor Garba estaba evaluando a los maridos de las mujeres. La fuente de nutrición que recomendaba dependía de lo que pensaba que podían permitirse. hojas de baobab o chufas para los pobres; huesos hervidos para los un poco más ricos. Se rió ante la idea de que cualquiera pudiera permitirse el lujo de tener leche.

Más de 87 millones de personas en Nigeria, el país más poblado de África, viven por debajo del umbral de pobreza: la segunda población pobre más grande del mundo después de la India, un país siete veces más grande. Y según el Banco Mundial, castigar la inflación significa que se espera que las tasas de pobreza aumenten aún más este año y el próximo.

La semana pasada, los sindicatos cerraron hospitales, tribunales, escuelas, aeropuertos e incluso el parlamento del país, y se declararon en huelga en un intento de obligar al gobierno a aumentar en 20 dólares el salario mensual reservado para los trabajadores de bajos ingresos.

Pero más del 92% de los nigerianos en edad de trabajar trabajan en el sector informal, donde no hay salarios ni sindicatos que luchen por ellos.

Para la familia Afolabi en Ibadan, suroeste de Nigeria, el descenso a la pobreza comenzó en enero con la pérdida de un taxi tuk-tuk eléctrico.

Obligado a vender su taxi para pagar las facturas del hospital de su esposa después del difícil nacimiento de su segundo hijo, Babatunde Afolabi se dedicó ocasionalmente a trabajos de construcción. Pagaba mal, pero la familia se las arreglaba.

«No estábamos pensando en el hambre», dijo.

Pero luego, dijo, el precio de la yuca –el producto más barato en muchas partes de Nigeria– se triplicó.

Todo lo que pueden permitirse ahora, dijo, son unas cuantas galletas, algo de pan y, para su hijo de 6 años, 20 maníes al día.

Nigeria es un país muy dependiente de los productos petrolíferos importados, a pesar de ser un importante productor de petróleo. Después de años de inversión insuficiente y mala gestión, las refinerías estatales casi ya no producen gasolina.

Durante décadas, la banda sonora nacional fue el zumbido de pequeños generadores, encendidos durante los cortes de energía diarios. Los productos derivados del petróleo transportan bienes y personas por todo el país.

Hasta hace poco, el gobierno subsidiaba ese petróleo por una suma de miles de millones de dólares al año.

Muchos nigerianos dijeron que el subsidio era la única contribución valiosa de un gobierno negligente y depredador. Los sucesivos presidentes prometieron eliminar el subsidio, que drena una gran parte de los ingresos del gobierno, y luego dieron marcha atrás por temor a disturbios masivos.

Bola Tinubu, elegido presidente de Nigeria el año pasado, inicialmente siguió el ejemplo.

«Fue una acción necesaria para que mi país no cayera en quiebra», dijo Tinubu en abril, en una reunión del Foro Económico Mundial en Arabia Saudita.

En cambio, muchos nigerianos están quebrando o trabajando en múltiples empleos para mantenerse a flote.

El señor Garba, el trabajador del hospital, pertenecía a una sólida clase media, aunque 17 miembros de su familia, entre ellos 12 niños, dependían de él.

Después de sus turnos en el hospital, donde está montando el primer servicio de ambulancia a nivel estatal, además de trabajar en la sala de urgencias, por lo que le pagan 150 dólares al mes, se dirige a la Cruz Roja. Allí recibe ocasionalmente un estipendio voluntario de 3,30 dólares por ayudar a afrontar una grave epidemia de difteria.

Por las noches trabaja en la farmacia que abrió él y un colega. Pero ahora pocas personas tienen dinero para comprar medicinas. Vende medicamentos por valor de unos 7 dólares al día.

El año pasado, Garba vendió su coche cuando se eliminaron los subsidios a la gasolina y ahora va al trabajo en un tuk-tuk. Al no poder alimentar el generador, lee las etiquetas de los medicamentos en la farmacia a la luz de una pequeña linterna solar. Sólo puede permitirse el lujo de comprar arroz y mandioca en pequeñas cantidades.

La vida bajo el gobierno anterior era muy cara, dijo, pero nada como hoy.

«Es muy, muy malo», dijo.

La situación se ha vuelto tan grave que ha habido varias estampidas mortales por arroz gratuito o con descuento distribuido por el gobierno, incluida una en marzo en una universidad en el estado central de Nasarawa, donde siete estudiantes fueron asesinados.

Tinubu ha prometido crear un millón de empleos y cuadriplicar el tamaño de la economía dentro de una década, pero no ha dicho cómo. El Fondo Monetario Internacional dijo el mes pasado que el Estado había comenzado a subsidiar el combustible y la electricidad nuevamente, aunque el gobierno no lo reconoció.

«Todavía hay muy poca claridad -si es que hay alguna- sobre hacia dónde va la economía y cuáles son las prioridades», dijo Zainab Usman, economista política y directora del Programa África del Carnegie Endowment for International Peace.

Una ola de nuevos juegos de minería de criptomonedas que prometen generar ingresos cuanto más juegue el usuario ha dejado a personas en toda Nigeria pasando todo el día tocando las pantallas de sus teléfonos inteligentes, desesperadas por ganar unos cuantos dólares.

La gente se toca mientras reza, en mezquitas e iglesias. En la escuela, los niños golpean debajo de sus pupitres. Los dolientes se tocan en los funerales.

No hay garantía de que alguno de ellos se beneficie alguna vez de las horas que pasan escuchando a escondidas.

Por otro lado, no pueden depender de la moneda nacional, la naira.

El gobierno ha devaluado la naira dos veces el año pasado, buscando permitirle flotar más libremente y atraer inversión extranjera. El resultado: perdió casi el 70% de su valor frente al dólar.

Nigeria no puede producir suficientes alimentos para su creciente población; Las importaciones de alimentos aumentan un 11% anual. La devaluación de la moneda significó que esas importaciones, que ya eran costosas debido a los altos aranceles, aumentaron de precio.

Los nigerianos pueden volverse pobres de la noche a la mañana. Por eso buscan cualquier cosa que pueda mantener su valor o, idealmente, hacerlos ricos.

“La gente me busca en todas partes”, dijo Rabiu Biyora, el rey indiscutible del tap en Kano, mientras desplegaba uno de sus cinco teléfonos plegables para sumarlo a sus 2.700 millones de toques en la aplicación TapSwap. «No para atacarme, sino para cobrarme algo».

Biyora, un hombre de 39 años relajado y de aspecto profesional, seguido a todas partes por jóvenes acólitos conocedores de la tecnología, sólo diría que ganó «más de 10.000 dólares» con la locura anterior del tapping.

Se beneficia de los grifos de todos los demás y luego los alienta en publicaciones en las redes sociales y brinda Internet gratis a cualquiera que esté dispuesto a sentarse afuera de su casa. Los nigerianos no necesitan mucho estímulo: a pesar de los riesgos y la volatilidad, Nigeria tiene la segunda tasa de adopción de criptomonedas más alta del mundo.

Por eso, todas las noches, jóvenes con problemas se reúnen en la casa del Sr. Biyora y hacen tapping.

En gran parte de Nigeria es normal compartir con los vecinos y dar limosna a los pobres.

Todos los días, la gente se presenta en la puerta de la estación Freedom Radio en Kano para dejar hojas de papel que contienen sentidas peticiones de ayuda para pagar facturas médicas o matrículas escolares, o para recuperarse de algún desastre.

Un locutor de radio elige tres para leer cada día y, a menudo, un oyente comprensivo llama para pagar la factura del suplicante.

Pero últimamente los llamamientos se han multiplicado y las ofertas de ayuda se han agotado.

Los buenos samaritanos acudían a la sala de emergencias y pagaban las facturas de extraños, dijo Garba. Esto también sucede raramente ahora.

Sin embargo, dijo Garba, el número de pacientes que llegan a su hospital se ha reducido casi a la mitad en los últimos meses.

Muchos enfermos ni siquiera logran sobrevivir. No pueden pagar el viaje en autobús de 20 centavos.

Pius Adeleye contribuyó con este reportaje desde Ibadán, Nigeria.