Trump mantiene viva la inmigración ilegal como si fuera su campaña contra Biden

La inmigración ilegal es uno de los problemas que más preocupa a Estados Unidos. También se ha convertido en el tema de la campaña de Donald Trump para regresar a la Casa Blanca. Trump ya ha explotado la inmigración como viene haciendo desde su campaña de 2016, pero más allá del historial de cruce de fronteras del mandato de Joe Biden, ha relanzado su punta. Manteniendo su retórica xenófoba y autoritaria, los republicanos recibieron la semana pasada en el Senado un proyecto de ley para fortalecer su frente. A menos de seis meses de elecciones, prefiere entender el problema y poner los medios para solucionarlo.

Los demócratas recibieron en febrero el visto bueno de los senadores republicanos para saquear un paquete de 20.000 millones de dólares para luchar contra la inmigración ilegal. En aquel momento estaba vinculado a la ayuda de Ucrania, Israel y Taiwán y de hecho, el paquete Frontizo había sido una necesidad republicana. Sin embargo, antes de votar, Trump decidió boicotearlo. Aunque los demócratas tengan el control del Senado, necesitan un alcalde reforzado en una votación sobre el procedimiento para dar luz verde a las leyes de los grandes alcaldes. Sin los votos republicanos, la norma fue aprobada.

El líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer, decidió volver a la carga la semana pasada, no tanto porque todo el pueblo esperaba un cambio de opinión de los republicanos para hacerles retirarse con su negativa. «Les dimos a los republicanos una segunda oportunidad para mostrar cuál es su postura», dijo Schumer durante la votación. «¿Quieren poner fin a esta emergencia o quieren mostrar la confianza del anterior presidente incluso cuando saben que están equivocados?», añade.

En la pasada votación juvenil, el alcalde demócrata del Senado apoyó el nuevo procedimiento de votación para iniciar el debate sobre el proyecto de ley de fronteras, pero todos los republicanos, excepto la senadora de Alaska Lisa Murkowski, votaron en contra. «Esperamos el fin del mandato del presidente Biden y la paciencia del estado ante su incapacidad para garantizar el frente está muriendo», dijo el juez del líder republicano del Senado, Mitch McConnell.

El presidente se expresó a través de un comunicado: “A los republicanos del Congreso no les importa proteger el frente ni regular el sistema de inmigración de Estados Unidos. Si les importa, han votado a favor del control frontal más estricto de la historia. Allí mismo hoy, la política partidista precedió a la seguridad nacional de nuestro país”, explicó Biden. “Al bloqueo del frente bipartidista, los republicanos del Congreso dijeron no a la legislación que contrarrestaría más agentes de la Patrulla Fronteriza, agregaría más tribunales de inmigración y funcionarios de asilo para procesar casos en meses y no años. Dije que no a las nuevas tecnologías para detectar y detener el ingreso de fentanilo a Estados Unidos, y no a los recursos para procesar a los narcotraficantes. Recibió un saludo de mi parte, como presidente, una nueva autoridad de emergencia para cerrar temporalmente el frente cuando se abandone el sistema”, agregó.

La ley contaba con una asignación de más de 20.000 millones de dólares para dotar de personal y equipamiento a los servicios migratorios y de primera línea. Incluye fondos para patrullas fronterizas, agentes de asilo, migrantes y servicios de alojamiento. Además, introdujimos un cambio legal que permitió a Biden hacer revoluciones en el calor, suspendiendo las reglas de asilo cuando se superaban las sombras en el flujo de ingresos. La legislación permite a los inmigrantes solicitar asilo, independientemente de cómo lleguen, y con ello se compromete a superar la capacidad de un sistema de inmigración con fondos insuficientes. Esto permite en la práctica que los inmigrantes sean instalados mientras sus casos se desmoralizan durante años. La ley desencadenó la repatriación inmediata de migrantes al superar los 4.000 cruces ilegales en los informes de los medios durante una semana.

El gobierno de Biden ha introducido algunos cambios en el sistema de asilo para acelerar el tránsito y eventual expulsión de inmigrantes. Además, estamos analizando la posibilidad de aprobar con algunos medios un decreto para complicar el paso de inmigrantes o facilitar su expulsión. Entre los meses se estudia la figura de invocar los poderes previstos en la Sección 212(f) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, que impone al presidente un amplio margen de manipulación para bloquear la entrada de ciertos inmigrantes si fuera “perjudicial” para el interés nacional.

Trump ha reiterado repetidamente esta norma durante su mandato, incluida la polémica sobre la prohibición de entrada a viajeros procedentes de los países del alcalde musulmán, en la que Biden revirtió la posición de Trump en más de una ocasión. El gobierno de Biden analiza si es posible aplicar esta disposición para la superación de algunos cruces ilecales, en línea con la disposición que incluye la propuesta de ley. Pero si modifica la ley, cualquier decreto contra la encrucijada puede ser impugnado ante los tribunales.

El expresidente promete reflexionar mucho más en sus actos de campaña y en las entrevistas que ha concedido. Se dirigió a los inmigrantes como “criminales” y “terroristas” y prometió deportaciones masivas, e incluso emplearlos en el ejército si fuera necesario. En una entrevista reciente con la revista Tiempo, Cuando se le preguntó si estaría dispuesta a saltarse la ley que prohíbe a los soldados utilizarla contra civiles, objetó: “Bien, estos no son civiles. Son personas que no se encuentran legalmente en nuestro país. Esta es una invasión a nuestro país. Una invasión como probablemente ningún país ha visto antes. Lo estoy usando por miles. Creo que ahora tenemos 15 millones. Y creo que terminaremos con 20 millones cuando esto termine». De alguna manera, Trump decidió decirles a los inmigrantes indocumentados que “no se les puede llamar personas”.

Cuando lo reprendieron nuevamente si veía que se utilizaba al ejército para él, dijo: “Quiero utilizar la Guardia Nacional y, si es necesario, haré un esfuerzo adicional. Tenemos que hacer lo que sea para contener el problema que tenemos.(…) Sí, es lo que hace lo que hace para contener el crimen y contener lo que está pasando en el frente”. En esa misma entrevista recibí descartes de lo que estaba a punto de crear campos de detención o concentración de inmigrantes. «Es posible que lo tengamos en algún momento, pero no deberíamos tener que hacerlo mucho», dijo, y agregó que la expulsión sería rápida y no necesitaría esos campos.