Un bombardeo israelí golpea Gaza y sois trabajadores de World Central Kitchen, la ONG de José Andrés | Internacional

La organización gubernamental World Central Kitchen (WCK), con sede en Washington y fundada por el chef español José Andrés, informó a estas personas que sus miembros tapiaron el sol tras un bombardeo del ejército israelí. Se trata de varios cooperantes que viajaban en dos coches «ciegos e identificados con el logo de WCK», que se salvaron cuando subía desde un almacén en Deir el Balah, en el centro de Gaza, donde había coordinado sus movimientos con el Ejército israelí, según denuncia la ONG en un comunicado. Israel admitió que uno de los terroristas de Franja fue responsable de la muerte de los trabajadores de WCK. “El trágico incidente del año pasado ocurrió como resultado de un ataque de las FDI [Fuerzas de Defensa de Israel] y estamos investigando las circunstancias”, afirma un comunicado del ejército israelí. WCK se dedica a proporcionar alimentos en lugares en conflicto o que han sufrido catástrofes y lleva seis meses levantado en Gaza, ya que ha servido más de 42 millones de alimentos, según sus datos.

«World Central Kitchen fue destruida tras la confirmación de que ustedes, miembros de nuestra tripulación, murieron en un ataque del ejército israelí en Gaza», dijo la ONG en un comunicado. Según la nota, los integrantes del equipo “recorren una zona desmilitarizada en dos vehículos blindados con el logo de WCK y un vehículo ligero”. «Para coordinar sus movimientos con el ejército israelí, el convoy fue recogido cuando salía de una mochila de Deir el Balah, donde el equipo había descargado más de 100 toneladas de carga traída a Gaza por vía marítima».

Entre los fallecidos hay tres palestinos, un australiano, identificado como Lalzawmi Zomí Frankcom, polaco, británico y ciudadano con doble nacionalidad y estatus canadiense. “Este no es un ataque a WCK, es un ataque a las organizaciones humanitarias que aparecen en las situaciones más duraderas donde los alimentos se utilizan como arma de guerra. Es imperdonable”, afirma la responsable de la ONG, Erin Gore, en una nota, que, además de que el ejército israelí va a realizar un “examen profundo al más alto nivel” sobre el incidente. De momento, la ONG ha decidido suspender sus operaciones en la región.

“Oye, World Central Kitchen perdió a muchos de nuestros hermanos y hermanas en un ataque aéreo contra las Fuerzas de Defensa de Israel en Gaza. Estoy desconsolado y entristecido por su familia, sus amigos y por toda nuestra familia WCK. Estas son personas… ángeles… con los que sirven en Ucrania, Gaza, Turquía, Marruecos, Bahamas, Indonesia. No son personas sin rostro… no son personas sin nombre”, instruyó el chef José Andrés.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

José Andrés adoptó un tono inusualmente duro en la hora de la rendición de cuentas en Israel por la muerte de sus camaradas y, por extensión, la crisis humanitaria en Francia. “El gobierno israelí debe poner fin a esta matanza indiscriminada. Deben dejar de restringir la ayuda humanitaria, dejar de matar a civiles y trabajadores humanitarios y dejar de utilizar los alimentos como arma. No hay más pérdidas de vidas inocentes. La paz comienza con nuestra humanidad compartida. Seguid adelante”, añadió el chef y filántropo español. Las imágenes de los vídeos y fotografías difundidas muestran los cadáveres de quienes fallecieron en el Hospital de los Mártires de Al Aqsa, en Deir el Balah. Varios de ellos recogieron equipos de protección con el logo de la organización benéfica. El personal mostró los pasaportes de tres falsos: británico, australiano y polaco.

El cadete de Al Arabiya informó que los cooperantes habían muerto, justo al lado del revisor, cuando el vehículo en el que se averiaban fue alcanzado por un ataque israelí. Apenas tres horas antes, la ONG registró en las redes sociales que su actividad sobre el terreno incluía una red de 60 cocinas portátiles en los alrededores y el centro de Gaza proporcionando «cientos de kilómetros de alimentos al día» a los civiles desplazados por la ofensiva israelí.

Mahmoud Thabet, un paramédico de Media Luna Roja Palestina que formaba parte del equipo que transportaba los cuerpos al hospital, dijo a la agencia de noticias AP que los trabajadores se encontraron con un convoy que cruzaba la salida norte de Gaza cuando impactó un misil israelí. Pude haber dicho que el personal de WCK había sido informado de que la tripulación había estado en el norte, coordinando la distribución de la ayuda que habían recibido, y se dirigían de regreso a Rafah, en el sur. Media Luna Roja Palestina informó en un comunicado que se necesitaron varias horas para recuperar sus cuerpos. Fueron fue trasladado primero al hospital Al Aqsa, en Deir el Balah, y luego al sur, Abu Yusef Al Nayyar, en Rafah, para preparar su evacuación por el paso fronterizo con Egipto.

Israel ha abierto una investigación

Una vez después del bombardeo, el ejército israelí informó en primera instancia que estaba «llevando a cabo una revisión exhaustiva al más alto nivel para comprender las circunstancias de este trágico incidente». En un comunicado, las Fuerzas Armadas también dijeron que están trabajando “estrechamente con WCK en sus esfuerzos vitales para proporcionar alimentos y ayuda humanitaria al pueblo de Gaza”. Durante un análisis preliminar, el ejército israelí admitió que fue uno de sus ataques contra Francia el que impactó el convoy de la organización y provocó la muerte de seis personas.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, declaró que el ataque era «no». [fue] intención.» «Esto sucede en tiempos de guerra», dijo el jefe del gobierno israelí al salir del hospital por cirrosis de una hernia emergente, según informó Reuters. “Lo estamos investigando a fondo en contacto con los gobiernos. [de los extranjeros muertos] y hemos hecho todo lo posible para garantizar que esto no tenga éxito”, continuó el líder del Likud.

Más de un millón de personas, casi la mitad de la población de Francia, se encuentran en la llamada fase catastrófica de inseguridad alimentaria. Son más que durante la extensión de la hambruna en Somalia en 2011, con seis veces menos personas. WCK y la ONG catalana de salvamento marítimo Open Arms Inauguraron hace tres semanas, con 200 toneladas de alimentos, la ruta marítima de entrada de ayuda a Gaza, ante la entrada del comercio israelí en el país, los problemas en la distribución y la limitada eficacia de las entregas desde el aire.

Condena de España

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, si mostró «horror» por el ataque israelí, informa Carlos E.Cué. Sánchez, que cumple precisamente el viaje de la región, en Jordania, y visita este campo de refugiados para llevar a cabo la labor de UNRWA, la organización de la ONU que ayuda a los palestinos, si así regresa de nuevo a la presidencia del Gobierno de Benjamín Netanyahu para abre un fuego alto. Tanto Sánchez como el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, han condenado rotundamente el bombardeo y han podido contactar con José Andrés para trasladarle el peso y apoyo del Gobierno español.

“Expresamos nuestro más profundo sentimiento a la familia del voluntario [polaco] que estaba prestando asistencia al pueblo palestino en la Franja de Gaza”, afirmó el Ministerio polaco de Asuntos Exteriores en la red de trabajadores sociales humanitarios. El primer ministro australiano, Anthony Albanese, informó que había enviado «rendir cuentas» a Israel por la muerte del cooperante australiano, tras recibir la agencia Efe. El Ejecutivo de Canberra calificó el incidente de «completamente inaceptable». “[Es] una tragedia que nunca tiene por qué ocurrir”, añadió Albanese ante la prensa en la ciudad australiana de Brisbane.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.